fbpx

Quien al presente lo detiene

By Victor Camon

Aug 24

¿Quién crees que es realmente quien al presente lo detiene?

quien al presente lo detiene

Es simple como esta imagen de Amanda Jones tomada en Unsplash, eres tu quien al presente detiene aunque, ¿sabes porqué?

Tu detienes al presente y el presente te detiene a ti.

Es una simbiosis a las palabras de Heráclito, “Nadie se baña en el rio dos veces“. Todo cambia: el río y la persona que se baña.

Lo mismo en el presente.

Por si no te has dado cuenta no vives en un presente continuo. Tu vives en un presente continuado.

El mundo a través de los ojos de una pantalla te lleva a no discernir de tus opiniones y perder tu probabilidad de pensar. De pensar en tu presente.Tengo claro que cuando enciendo el ordenador, el móvil o cualquier aparato electrónico entro en un mundo de distracción, un mundo en el que se pierde el sentido del momento.

Ahora si mientras escribo, recibo un Whatsapp o una llamada, sé que voy a mover mi visita y me dirigiré a poder saber qué ha pasado de nuevo en mi vida. No accedo a pensar en cuál es la distracción que he tenido sino en qué hay de nuevo en mi vida. En ese momento soy quien al presente lo detiene. Soy aquel que pasa a vivir en el presente continuado.

Y es que cuando te conectas al mundo online formas parte de un proceso ya estudiado por otros. Picas en el anzuelo del algoritmo, palabras claves, píxeles… un mundo en el que pasas a formar parte de elementos tecnológicos que te impactan de posibilidades.

Como cuando miro un libro en Amazon y me manda distintas opciones de Crosselling (“el usuario que compró este libro, también compró este…) o como cuando Google descubre que estoy buscando comprarme un coche pero no controla bien su ubicación, porque estoy de vacaciones a 300 kms de casa y no me compraré el coche en el concesionario que me ofrecen, sino más cerca de mi pueblo.

Cuando accedes al mundo online y al mundo tecnológico, accedes a un mundo de distracción y a un mundo de presente continuado.

Y, ¿qué hacer?

Poco. Probablemente ya te va bien. Incluso ni tan solo te das cuenta.

A lo mejor hasta te plantees dudas ahora mismo, pero qué pasará mañana… volverás al presente continuado, y a la distracción, y cuidado que tampoco no se está tan mal.

Al final, a la mente le gusta controlar tu vida y obviamente tus pensamientos. Cuidado con su gran poder. Elimina de tu mente lo que puedas.

Aunque tampoco te pongas quisquillosx cuando veas que te controlan, y que si privacidad… al fin y al cabo lo estás poniendo fácil. Ni tu puedes controlar tu mente como para controlar la de otros…

Una solución que por drástica que es, es factible:

Cuando trabajes mantén cerca de ti un único aparato electrónico. Una única ventana en tu navegador, un único archivo abierto, una única aplicación en tu móvil, una única tarea en la que trabajes.

¿Crees que sobrevivirías al presente continuado si apagaras el móvil mientras trabajas con el ordenador?

Al fin y al cabo, el problema principal de toda esta situación no es que las redes, Google, Netflix, Amazon… sepan quienes somos. El problema principal es que ni nosotros sabemos quienes somos.

Si la vida es desarrollo y proyectos, un peligro es el de poner el piloto automático. De automatizar tu mente.

Está claro que tu eres el responsable de tu espacio, de tu entorno y de tu tiempo.

Está claro también que eres tu quien al presente lo detiene, y el único que es capaz de decidir que pasos dar para que no sea así.

Ya es importante que estés leyendo esto. Significa que en algo te importa y por ello te aconsejo:

No extingas el poder de tu mente y de tus pensamientos, no erosiones tu crecimiento por el presente continuado, mantente concentrado en el presente, lo vivirás más y mejor.

About the Author

​​Apasionado por el crecimiento personal y profesional de las personas, me encanta poder transmitir mis conocimientos, estrategias e ideas para intentar ayudar ante todo en el desarrollo personal y profesional.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.    Más información
Privacidad