Motivación: fomentad las bases para vuestros trabajadores

By victorcamon | RESULTADOS

Ago 13

Tiempo de crisis, tiempo de planteamiento.

O básicamente eso es lo que estamos haciendo ahora. No es que hace unos años cuando la economía española estaba en su mejor momento no nos pudiéramos plantear ciertos cambios, sobre todo, motivacionales en nuestros trabajadores. Pero en esa ocasión no teníamos necesidad de pensar en ello; total había soluciones para todo.

Es ahora cuando la necesidad impera que nos planteamos muchas preguntas, la mayoría sin respuesta. Hemos hablado de muchos temas y hemos entendido que la posición del líder debe de ser la del positivismo, sin ella no hay salida.

Pero, ¿y nuestros trabajadores? ¿Qué podemos esperar de ellos? Mucho.

Si hemos sido justos con ellos, nos van a ayudar y si no lo hacen no hay problema, no nos quedaremos con los mejores, sino con los más implicados.

Eso es lo que necesitamos, no tenemos que demostrar que el trabajador debe estar contento por tener un lugar de trabajo, eso no nos ayuda en un futuro. Debemos de mostrar que tiene una oportunidad y sobre todo que la tiene con nosotros y nuestra empresa y nosotros la tenemos con su esfuerzo y dedicación.

Pero claro no puede ser tan fácil. Tenemos que cambiar tenemos que ponernos en la piel del trabajador, tenemos que conocerle y también que él nos conozca.

El líder autoritario no tiene sentido en una empresa que busca personal implicado en proyectos ya que no podremos ofrecerle opciones de futuro sino es pisando a sus propios compañeros o subordinados y precisamente en estos tiempos lo que se promueve es la fomentación del networking, la conexión entre personas y todas las posibilidades de colaboración.

A modo de estructura creo que es necesario plantear ciertos puntos que nos pueden ayudar a asentar las Bases para una buena motivación para el trabajador. Día a día surgirán nuevas propuestas o nuevas bases por lo que evidentemente sólo os muestro algunas que espero que os ayuden, os muestro aquellas que me hacen pensar no en mí mismo, sino en los trabajadores, ya que son la base de mi futuro.

1. Humildad. Muchas veces se habla del término pero parece que en demasiadas ocasiones se olvida para los directivos. Todos hemos empezado de cero y muchos de nosotros hemos tenido que trabajar duro para llegar donde estamos. No dudeis de vuestras raíces, recordadlas, mostradlas y mostrad donde habeis llegado y sobre todo donde puede llegar nuestro trabajador. Todos somos personas, tendremos más responsabilidades, cobraremos más… pero somos iguales y nosotros tenemos que demostrarlo, no nuestros trabajadores. Ellos deben ver que somos como ellos, no superiores.

2. Comprensión. Creo que estoy en lo cierto si digo que a día de hoy el trabajador es la base de nuestro negocio y por ello debemos de entenderle. Debemos de hacerle ver que puede confiar en nosotros, que le comprendemos y que le ayudaremos, al igual que él también lo hará. ¿Por qué no le pedimos consejo a un trabajador y siempre lo hacemos a otros directivos? Extended todas las posibilidades, quizás nuestro trabajador nos puede indicar más mejoras que otras personas con mayores responsabilidades.

3. Asertividad. Pongámonos en la piel de nuestro trabajador. Que vemos que no está contento con su trabajo… descubramos ¿porqué? Muchas veces no es sólo una cuestión de sueldo sino que pueden ser factores motivacionales: horarios, búsqueda de nuevas responsabilidades… no nos movamos bajo una visión autoritaria sino de mejora continua para nuestros trabajadores. Cuanto más contentos, más implicados y en definitiva mejor. Estudiad a vuestros trabajadores, hablad, preguntad… pero sobre todo entended, no tenemos la verdad absoluta.

4. Implicación. Necesitamos trabajadores implicados, no simples seguidores. Necesitamos delegar nuestras responsabilidades, que nuestros trabajadores hagan el trabajo como mejor les vaya, con los mismos resultados. Que se organizen ellos y dejaros de inspecciones. Valorad los resultados no las formas de conseguirlos. Seguimos sin tener la verdad absoluta.

Ahora mismo uno de nuestros trabajadores no está implicado, por varios motivos: lo que oye en la empresa de otros trabajadores, problemas personales… en fin, esto no debe influir en su trabajo diario pero lo hace, y aunque me cueste, he hablado con este trabajador. Le he dicho que no está motivado, que necesito su ayuda, que quiero que tome responsabilidades y que quiero que aprenda, que se deje de cursos de danza oriental y se centre en su futuro, sea por su trabajo actual o por las diferentes opciones que pueda tener. Le he comentado que aunque no este motivado piense en lo que tiene fuera y en lo que tiene por conseguir pero que se mueva y sobre todo que aprenda porque si algun dia quiere irse debe tener una buena base. Le he dado más responsabilidades, aunque desmotivado pueda ser un error y le he abierto las puertas a su futuro, porque creo que eso le implicará más que su apatía habitual.

5. Transparencia: Nuestros trabajadores deben de confiar en nosotros y claro eso implica que nosotros en ellos. No dejemos nada a la duda, ¿porqué pretendemos guardar ciertas intrascendencias que lo único que hacen es fomentar la desconfianza? Que tu jefe tiene un coche mejor y viaja en business, tu en economy, y encima te hace creer que son continuos upgrades… que más dará al fin y al cabo, él es el jefe, es quien manda. Cada uno es jefe de su destino por lo que lo que hacemos lo escogemos, no nos viene por arte de magia.

6. Network. Debemos de fomentar las relaciones personales y profesionales, aunque no nos aporten nada a corto plazo, ¿quién sabe si a largo plazo lo harán? Marcaros objetivos, y buscad aquellas personas con los perfiles que os puedan interesar y conectad. Ayudaros mútuamente, colaborad… el network es la fomentación de las relaciones personales, que pierdes con conectar con personas afines a ti. Pero sobre todo no os olvideis de vuestros amigos, ellos os ayudaran siempre. Disponedlo todo a vuestro trabajo pero también a vuestros amigos y parejas que os revitalizarán para seguir adelante.

Sólo hay una clave para seguir adelante: trabajar más pero sobre todo rodearte mejor. Mira por tus trabajadores como lo hicieron tus padres para empezar a andar o como lo hizo tu maestro para enseñarte a leer… mira a tus trabajadores como una necesidad en tu persona y sobre todo en vuestra empresa.

About the Author