fbpx

La Matriz Eisenhower

By Victor Camon

Dec 14

Esta matriz se hizo famosa a través del libro los 7 hábitos de la gente realmente efectiva de Stephen Covey, del que pronto podremos colocar un breve resumen de uno de los best sellers de gestión empresarial.

Básicamente la tabla hace que podamos localizar nuestras prioridades en las tareas diarias para realmente organizarnos y poder desarrollarlas todas en un tiempo determinado y sobre todo, lo que es más importante, de una manera efectiva.

Lo primero que debemos de hacer es organizar las tareas que debemos o podemos realizar en un periodo determinado (día, semana, mes…). Tras ello lo aconsejable es delimitarlas según su urgencia o desarrollo de tareas ya que en muchas ocasiones nuestras prioridades necesitan de la aportación de otras personas o departamentos, por lo que deberemos adecuarnos a ello.

Tras esto, está claro que puedes delimitar la matriz a tu manera. Lo que se recomienda es que tengas carpetas según los cuatro cuadrantes de la matriz:

  1. Cuadrante urgente e importante: debemos hacerlo ya, porque de lo contrario o será desastroso para la empresa o bien estaremos dejando pasar una oportunidad que no podemos permitirnos. Será nuestra carpeta “Do It”, donde guardaremos todas las referencias de esa tarea: mail, proyecto, presupuesto…
  2. Cuadrante  “añadir a la agenda”: es algo importante pero no urgente, por lo que debemos de ponerlo en la agenda para poder pasarlo al cuadrante “Soon” cuando sea necesario. Nuestra carpeta “Soon”, guardando también sus referencias.
  3. Cuadrante “delegar”: Si algo es urgente pero es una tarea poco importante, entonces debemos delegar siempre que podamos o emplearemos nuestro precioso tiempo en actividades que aportan poco valor. La carpeta puede ser “DLG” donde guardaremos toda la información precisa para poder aportarla a la persona o departamento encargado de realizar esa tarea.
  4. Cuadrante “a la basura”: ¿para qué tener cosas que no son ni urgentes, ni importantes? Es necesario que entendamos que la primera norma de organizarnos es que todo lo que no suma resta. Debemos de mantener las tareas que puedan aportarnos algo porque de lo contrario podemos estar disponiendo demasiados recursos físicos, psicológicos, económicos o temporales al desarrollo de unas actividades innecesarias. Si conseguimos desprendernos de lo que no es necesario, tendremos más tiempo para desarrollar las tareas realmente importantes y consecuentemente seremos más efectivos. La carpeta para este cuadrante esta claro: la basura. Reciclad aquellos papeles que no son importantes ni urgentes y olvidad las tareas que no os aportarán nada a vosotros o a vuestra empresa.

 Desde Kaizen Blog, sabemos por nuestra propia experiencia que la Tabla Eisenhower aporta una gran utilidad al desarrollo de nuestras actividades diarias ya que con ellas priorizas y estructuras las tareas a realizar.

Tal y como se comenta en Recursos para Pymes (http://www.recursosparapymes.com/como-organizarse-mejor-con-la-matriz-eisenhower/)

El principal problema que vemos en muchas ocasiones es que, como solemos estar inmersos en una dinámica negativa de mucho trabajo y gran responsabilidad no solemos ver con claridad a la hora de evaluar lo que tenemos que hacer.

Los males esenciales que sufrimos son:

  • No somos capaces de distinguir lo realmente importante.
  • No somos capaces de delegar (o no tenemos a nadie) aún cuando identificamos algo como poco importante.

Por experiencia el resultado es que esos cuadrantes se vuelven borrosos y al final intentamos hacerlo todo nosotros.

Esta técnica de la matriz puede ser muy útil para poner las cosas en su sitio, pero tenemos que empezar a mentalizarnos de que para evaluar bien:

  • No es lo mismo lo que nos apetece hacer que lo que necesita realmente la empresa. Las necesidades de la empresa tienen que ir primero a la hora de valorar.
  • No todo lo que hacemos es importante y hay que empezar a ver qué es lo que realmente hace crecer la empresa. De hecho, la mayoría de cosas que estamos haciendo, muy probablemente, no son las que mayor impacto causan, así que debemos pararnos un momento y descubrir claramente cuáles son esas cosas que realmente marcan la diferencia.
  • Solos no podemos. En cuanto el “cash-flow” lo permita debemos liberarnos de tareas y delegarlas para tener más posibilidades de emplear ese tiempo en cosas que pertenecen a otros cuadrantes superiores.

A continuación mostramos la Tabla Eisenhower que utilizamos en nuestro día a día por si creéis que os puede interesar. Probadlo y ya nos diréis si mejora o no, pero por supuesto hay que ser constante como en todo:

About the Author

​​Apasionado por el crecimiento personal y profesional de las personas, me encanta poder transmitir mis conocimientos, estrategias e ideas para intentar ayudar ante todo en el desarrollo personal y profesional.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola.    Más información
Privacidad