Si tienes un Plan B, jamás alcanzarás tu Plan A.

By Victor Camon | RESULTADOS

Ene 21

La solución es ser Flexible con tu Idea

Life. Business. Just Got Easier. Este es el libro que acabo de terminar de Brad Burton. Una gran idea. Un buen libro. Mucha información e ideas. A parte, me encuentro con esta frase. Y que tanto me hace pensar:

If you have a Plan B, you’ll never make your Plan A work. (Si tienes un Plan B, jamás alcanzarás tu Plan A.)1

He iniciado ya 3 negocios distintos. El Primero me llevó a perder todo lo que tenía e iniciar de nuevo. Durante 17 años he trabajado en una empresa que me ha dado mucho y poco a poco me quitó tanto

Al final, cedí. Salí. Inicié de nuevo. Me dije que a partir de entonces las decisiones y mi futuro los tomaba según mis valores. Me reafirmo con ello.

Ahora vivo, en una situación que económicamente no es mejor de la que tenía cuando era empleado. Una situación que sin embargo, estoy cambiando por mis propias decisiones y en ello tiene mucho la culpa responsabilizarme y saber dónde quiero ir. (Kit Kat Importante: Objetivos)

Si aún no conoces qué es lo que quieres en tu vida. Te aconsejo que empieces con tus objetivos. Brevemente, tienes 2 opciones:

Pon tus objetivos por escrito.

  1. Semana para saber cuál es tu objetivo. Link (haz click en imagen Steve Jobs)
  2. Objetivos + Upgrade. Curso con valores, objetivos y Perspectiva 360. Link

El saber qué es lo que quiero me ha hecho definir cómo llegar a ello. Y esta estrategia se basa en configurar tu mejor Plan. Ya de pequeño me encantaba ver a Anibal cuando terminaba el capítulo del Equipo A diciendo:

Me encanta que los planes salgan bien.

Me fascinaba. Parecía sencillo. La situación era la siguiente: Había un Problema. Un Equipo. El Plan. Había una serie de acciones y al final…

Inicias un proyecto. Tienes un plan de negocio brutal. Tus personas de influencia están encantadas con tu propuesta (aunque ni ellos lleguen a comprarte nunca). Te rodeas de expertos. Te aconsejan. Les escuchas. Escuchas a tu público objetivo. Empiezas y entonces…

Y entonces, Llega el momento que te dan una buena óstia en la cara. Y te dices: pues no era tan fácil.

Algo ha ido mal. Algo no funcionó. Tienes que cerrar. Olvidar todo tu dinero invertido. Aunque sobre todo, olvidar el tiempo dedicado. Este no lo recuperas seguro.

Si tienes un Plan B, jamás alcanzarás tu Plan A.

¿Pero sabes cuál es el principal error?

Que tuviste un Plan B.

Y es que no necesitas tener otro plan cuando ya sabes qué quieres y cómo lograrlo. Lo que necesitas es ser suficientemente flexible para entender que el Plan A puede tener que variar de tu idea inicial.

Necesitas ser flexible con tu Plan A. No necesitas tener un Plan B. Tu idea, tu proyecto, debe ser flexible pero para nada debe ser una nueva idea, un nuevo propósito.

Apuesta por tu idea. Aunque debas ser flexible. Recuerda que siempre hay:

  • Problema/Necesidad que cubrir.
  • Un equipo.
  • Tu Plan.
  • Las decisiones/acciones que tomes.
  • Un resultado.

No hubo ningún capítulo del Equipo A que saliera a la perfección. Ninguno en que su plan fuera tal y cómo estaba planeado. Siempre había cierta flexibilidad pero el objetivo era siempre el mismo: Había un problema/necesidad que solucionar.

Sé flexible con tu plan y siempre recuerda que:

Si tienes un Plan B, jamás alcanzarás tu Plan A.

Follow

About the Author

​​Apasionado por el crecimiento personal y profesional de las personas, me encanta poder transmitir mis conocimientos, estrategias e ideas para intentar ayudar ante todo en el desarrollo personal y profesional. Soy un coach internacional que ha viajado por más de 50 países y con buenas habilidades comunicativas y gran actitud positiva, dispuesto a ofrecer mucho más que los resultados esperados. Estoy especializado en desarrollo personal y profesional. He aplicado formaciones empresariales e individualizadas a empresas y personas alrededor del mundo. Por regla general todas suelen centrarse en una área de mejora: ganar más tiempo y dinero. Por ello, me considero un creador de tiempo y dinero. La pasión, dedicación, conocimiento y puesta en práctica han sido claves para que pueda transmitir todas mis habilidades y conocimientos a aquellos dispuestos a seguir su crecimiento. He aprendido de los mayores expertos en crecimiento, y aunque me queda mucho por aprender sigo teniendo toda una vida para hacerlo.